pasense por el nuevo blog q hicimos con kmi! es super intenso :D

Create your own banner at mybannermaker.com!

viernes, 29 de enero de 2010

Su atención por favor...

Quiero que sepan que agregué varios personajes al muro
------->

los que agregué son: Estefan, Cristian, Candela, Alaric, Gabriel, Uriel y Dana.

también cambié el personaje de Soe



Besossssss wolfie!!!!

jueves, 28 de enero de 2010

Teo es como un fuerte medicamento para olvidar Cap.4 (parte b y última)

- tengo una idea - comentó Teo mirandome - según la hora faltan 2 minutos para que termine la ultima clase mía, así que pensé que tal vez te gustaría que te ayudara con tu proyecto, pero es sol...

- claro - le dije con una sonrisa. Teo me agrada...

-ah, bueno... en ese caso, - me sonrió de tal forma que todo lo demás pareció desaparecer de mi mente - iré a buscar mis cosas y te espero en el patio... yo guardo los libros, son pesados...

Lo observo irse en la dirección opuesta, suspiro y vuelvo a mi clase. Aún me quedan 10 minutos de clase, por lo que en lentezco lo más posible mi paso, quiero estar en mi aula lo menos posible.

...

- salí! - exclamé cuando escape de mi clase.

Corró por el pasillo en dirección al patio a todo dar y consigo llegar al él en menos de lo que pensé. Encuentro a Teo sentado en el banco de plaza... el mismo banco de plaza en el que hace 2 días conocí a Timothei... Lo más extraño de todo es que en cierta forma son parecidos, lo enigmatico y abrumador, la tonalidad de su voz, sus cabellos.... son parecidos, no iguales, pero lo suficientes para que me recuerde a Timothei...

Hasta sus nombres empiezan con la misma letra...

- Pascua... - susurró Teo levantandose - ¿estás bien? - parecía procupado...

- si, ¿por qué preguntas?

- es que...parecías como congelada, una momia con cara de preocupación - se rió, creo que fue por la comparación - parecías recordar algo que no te es muy grato...

- se nota que soy demasiado expresiva... - susurré - si, estaba pensando en algo... - ¿como expresar lo que sucedeió con timothei? - extraño que me susedió en este mismo banco...

- ¿quieres ir a otro lado? tal vez estes más comoda si no estamos aqui... -dijo teo tomando sus cosas.

Lo pensé un segundo, qué más da si estoy en el mismo lugar, en el mismo banco y con alguien muy parecido a él...

- No, está bien aquí - le sonreí - gracias por preocuparte...

- es lo que cualquier chico debe hacer ¿no? - contestó sentandose una vez más.

...

- Teo es genial - le digo a Eclipse, el gato de mi madre, mientras subo las escaleras hacia mi habitación con el en brazos - no solo me ayudó con mi proyecto, sino que también se comprometió a seguir ayudandome, me hizo reir muchisimo, me acompaño hasta la puerta de casa, me invitó a salir y lo más importante: hizo que me olvidara de Timothei por más de 3 horas!!!! Adoro a ese chico...

En cuanto llego a mi cuarto, abró el ropero y comienzo a sacar la ropa que me pienso poner... Estamos a fines de abril, por lo que el clima es templado, así que me pondré... una polera gris color plata, unos pantalones entubados oscuros y una campera negra con tachas con forma de estrellas alrededor de los bolsillos y el cierre. En los pies me pondré mis botines all star favoritos, unos blancos con tachitas plateadas que me llegan hasta un poco más abajo de la rodilla y que siempre uso doblados hacia abajo en algunas partes, acordonados hasta la mitad y por afuera del pantalón... son mi marca personal de heroina...

Una vez terminado todo, tomo a Eclipse (el gato negro y de ojos verdes) en brazos y bajo la escalera para luego salir de mi casa y caminar hasta el muro de la entrada, donde me siento con Eclipse en la falda. Es un lindo gato, su pelaje es completamente negro y suave, es realmente elegante con sus movimientos y a veces creo que es inteligente y que entiende cada palabra que sale de mi boca...

- Paschaline...

911, estoy entrando en estado de pánico.

Giré la cabeza despacio. En toda mi vida solo había escuchado decir Paschaline a una sola persona: Timothei

- te dije que volveríamos a vernos... - susurró sentandose en el muro delante de mi.

- hola... - fue lo único que pude musitar.

- acabo de salir de clases... ¿como te fue hoy? - me preguntó con tono enigmatico.

Reacciona pascualina reaciona!!! hay un chico hermoso delante tuyo que quiere hablar contigo y tu no dices nada!!!!

- bien, pero las clases me parecieron años... - le sonreí lo más agradable posible - ¿como te fue a ti?

- como siempre, no tuvo nada de especial hasta ahora - susurró acercandose un poco. - Paschaline yo...

Fruncí el ceño.

- ¿qué diablos es paschaline? - le pregunté enderezandome y soltando a Eclipse, que salió disparado y trepó por la ventana.

- las malas palabras no encajan bien con tus hermosos labios - negó con la cabeza y se acercó un poco más. - Paschaline es Pascualina en Belga, princesa.

- ahh... - farfullé a la vez que miro a Timothei a los ojos.

Una de sus manos tibias toma mi rostro mientras la otra toma una de las mías y la apolla en su calido rostro. Un sonido lejano interrumpe este momento tan... no es romantico, es... especial. Timothei se aleja con suavidad y entonces comprendo que lo ha alejado, su celular suena y él lo atiende sin demoras. presto atención a todo lo que dice.

- hola? - dice y luego queda callado, seguro le estan contestando.

- no, no , no - niega.

- disculpa, puede ser en otro momento?

Silencio prolongado...

- si, lo sé... algo extremadamente importante...

otra pausa.

- no puedo creer que me estes llamando solo por eso...

- bueno, y ¿que otra cosa ?

- ¿ Qué qué? - su rostro se torna sombrio y duro.

- está bien, voy para allá... - cortá y me mira tomando mi rostro entre sus manos y besando mi mejilla me susurra - lo siento, debo irme... adios...

Colapso Mental Cap.7

- No era necesario que me cargaras escaleras arriba... - le digo a Teo sorprendiendolo por atrás.

- Peque! - exclama sorprendido y con una sonrisa. - pues... la verdad es que me dió pena verte dormirte sobre la mesa... - se acerca a mi y apolla una de sus manos en mi mejilla. Me mira profundamente y ahora estoy comenzando a creer que si quiere algo conmigo... - estás mejor?

- si... creo que me quitaron 15 toneladas de encima... - yo no quiero crearle falsas esperanzas, pero se siente tan bien que alguien se preocupe asi por uno que... no puedo resistirme.


- me alegro... - se acerca un poco a mi rostro, no sé cuál es su intención, pero ruego por que no sea besarme... - Pascualina yo...

Alguien me tironea de atrás y me estrecha fuertemente contra si. Envolviendome en sus brazos como una boa constrictora sofoca a su presa... Pero... ¿quién es esta boa que me estrecha contra si con recelo? No es muy complicado saberlo... Solo basta con levantar el rostro y comprobarlo... Además, solo con él me siento de esa forma: segura, protegida, como si a su lado nada fuera a pasarme...

Levanto la mirada y no me sorprendo mucho al encontrar a Timothei estrechandome con recelo, Miro su rostro, aún conserva una cuota de dolor en sus facciones... solo ha pasado una semana desde que lo ví por última vez. Se percata de que lo observo y me mira a los ojos. Los sullos son de un color rojizo, con unos suaves tonos de purpura en los bordes del iris...

Se inclina hacia mi y besa mi mejilla muy cerca de la comisura de mis labios... Nunca nadie me había besado así antes... como explicarlo? sentí una electricidad helada recorrer mi cuerpo, sus labios se sentían tibios y suaves contra mi piel, la forma en que me había mirado antes del beso y la forma en que se inclinó hacia mi también contribuyeron a la impresión que me quedó luego: Él en verdad quería besarme...

- hola princesa... - me susurra perforandome con la mirada.

Una oleada de felicidad me golpea el cuerpo, lo olvido todo, donde estoy y con quien estaba antes... ahora, solo existe este segundo y Timothei... ese hermoso ser que llegó un día de niebla... De pronto estoy tan feliz!!! las oleadas de felicidad y alegría siguen llegando... y cada vez son más fuertes!!!! Quiero saltar, gritar, cantar, bailar, por dios!!!! quiero besar a Timothei! Pero aún es demasiado pronto, además, puede ser que, aunque parezca, él no quiera besarme. Mis revoluciones ceden un poco a la cordura y solo me contento con recostarme contra su pecho y cerrar los ojos... quiero imaginar un mundo perfecto, en el que solo estemos Tim y yo...

- me alegra que estés bien... - me estrecha más contra si y besa mi cabello - te extrañe, mi dulce paschaline...

- no te creo... - musito undiendo mi rostro en su pecho. Escucho los latidos de su corazón y me tranquilizo un poco. - como estás?

- he estado mejor - reconoce con pesades.

Apollo mis manos sobre su pecho y me separo unos 20 cm de él, lo suficiente para verlo bien.

- qué ocurre? - le pregunto con el ceño fruncido, hay algo que no me gusta en su expresión...

- nada en lo que puedas ayudarme Pascua... - suspira y yo me derrito....

- dime Pass - le pido sin pensar - Pascua no me gusta...

- como quieras Pass... - me estrecha un poco más fuerte y luego me libera unos milimetros - siempre serás mi Pass...

Daría lo que fuera por saber que está pensando.

- Paschaline? - me llama soltandome - puedes presentarme a tu amigo? - me gira 180º y quedo de frente a Teo.

Oh, oh... aún sigué ahí..., pienso mientras quedo paralizada un momento. Siento que Timothei me da un pequeño empujoncito y entonces reacciono. Tomo a Timothei del brazo, pero en un rapido movimiento él se suelta y toma mi mano con fuerza, pero lo suficientemente dulce para que parezca protector... Me muerdo el labio, no tenía previsto esto...

- Teo, él es Timothei mi... - ok, no se que más decir. Por instinto apreto la mano de Tim contra la mía y respiro hondo - mi amigo...

- Tim, él es Teo... - tengo que darle un poco de importancia para que no se sienta mal - recuerdas que te hable de él?

Timothei reacciona enseguida.

- ahhh... cierto, es el que te ayuda a estudiar... Pass me dijo que se llevan muy bien... - muy bien, ingenioso...


Pero , pienso frunciendo el ceño inconcientemente. ¿Cómo supo que Teo y yo estudiamos juntos?


Teo me mira indignado y sus ojos, siempre brillantes, se opacan... Ahora si encaja por completo en el perfil de traumado... eso no me gusta. Luego dirije su mirada a Timothei, lo mira con odio, lo detesta, mucho. Tim, por su parte, está parado a mi lado sosteniendo mi mano como si nada pasara, es inmutable. Pasa su brazo por mi hombro y me acerca a él.


- Que tengas un buen día, Teo - le dice Tim con un tono que cualquiera hubiera entendido como: Vete, estás sobrando.


Le doy un imperceptible codaso en las costillas. Él me mira con ojos ascesinos por un segundo y siento miedo... agacho la cabeza, no quiero volver a ver esos ojos rojizos amarronados mirandome de esa forma. Siento su piel rozar mi mejilla y un lijero temblor recorre mi cuerpo. Es increible, con él puedo sentirme segura en el momento exacto en que lo veo acercarse, pero también puedo sentir un temblor de miedo recorrer mi cuerpo en pocos segundos si me mira de esa forma...


Miro hacia todos lados en busca de ayuda, no veo a nadie en el gran pasillo de paredes blancas y grandes ventanas por las que entra el sol de la tarde... Mi corazón late desbocado por el miedo, ya no me siento segura a su lado, quiero irme y olvidar todo esto.


Entonces veo nuestro reflejo en una ventana... Él no me está haciendo daño, solo me abraza con fuerza y acaricia mi cabello, como si quisiera calmarme ¿es tan obvio el miedo que estoy sintiendo? Apolla su mentón en mi hombro, por lo que se encorva bastante. Siento su respiración cerca de mi oido, es acompasada y tranquila.


- Paschaline... - me llama con tono dulce - lo siento. - suspira cerca de mi cuello. - Yo no quise...


Comienzo a perder los estribos de mi propia cordura... y comienzo a confiar en él otra vez. Lo miro a los ojos, y por unos segundos creo verlo todo... veo un gran sufrimiento... veo a un Timothei asustado, un pequeño niño que se vió obligado a madurar a edad temprana, que estuvo obligado a tolerar a personas que no quería... y creo que yo soy una de esas personas...

Timothei me toma por las muñecas y me aleja unos centimetros, no me había percatado de que tenía su rostro entre mis manos. Un fuerte dolor de cabeza me azota sin piedad. de repente, todo parece volverse borroso a causa del dolor, es como si hubiera forzado al máximo mi cerebro y hubiera colapsado.

Comienzo a perder los sentidos... ya no veo, todo parece borrarse y quedar oscuro... tampoco siento olores o nada paresido... siento a lo lejos un golpe en mi costado, pero es tan leve que solo es como la vaga sensación de tocar la superficie del agua, ya no siento... Escucho la voz de Timothei llamandome entre susurros desde lejos, muy lejos, como a varios kilometros de distancia, ya no puedo oírlo... Entonces pierdo lo único que hasta ahora me venía sirviendo: La conciencia...

Teo es como un fuerte medicamento para olvidar... Cap.4 (parte a)

-Pensar en él quiere decir que te lo tomas encerio, pensar en él quiere decir que te lo tomas encerio, pensar en... - me repetía a mi misma con la intención de olvidar a Timothei hasta que me interrumpió mi profesor de astronomía...



- ¿Podría usted dejar de pensar en él y concentrarse en el proyecto que le planteé? - preguntó con tono molesto.



Lo miré por un momento con ojos desafiantes, pero luego le sonreí dulce y sumisa y me levante con delicadeza, lo sé, soy hipocrita cuando me conviene.



- profesor ¿podría buscar ayuda para mi proyecto? - le pregunté con una sonrisa falsa.



- Claro, respondió - con otra sonrisa hipocrita y riendo por lo bajo.

Salí de la clase y ahora camino por los pasillos en dirección a la sala de profesores.

- lo que sea por no estar entre esas 4 paredes - susurré para mi misma mientras bajo las escaleras.

Entré a la sala de profesores y lo único que se me ocurrió hacer fue preguntarle a la ascripta donde podía encontrar al profesor de astronomia. Ella respondió que se encontraba dando clase en el aula 4to.B. por lo que en este momento me encuentro a punto de entrar a dicha clase. golpeé la puerta y el profesor de astronomía, un tipo de unos 40 años con algunas canas, me abrió la puerta y me hizo una seña para que pasara.

Pasé.

Oh, Oh, pensé.

Me encuentro en una sala llena de gente a la que no le agrado... aunque ciertamente no es por culpa mía... sea como sea, el punto es que todos, incluso el profesor me están mirando con hostilidad. Solo logré atinar a mirar al profesor con humildad.

- ¿podría ayudarme con un proyecto? - le pregunté con suavidad. tengo la sensación de que todos se me tiraran encima en pocos segundos. - si no es mucha molestia, claro...

- si, no hay problema - contestó él sonriendome lleno de hipocresía - bueno, al oparecer la clase se suspende chicos - exclamó dirigiendose a sus alumnos.

Evidentemente, este hombre piensa que soy igual a todos los de mi clase, pensé poniendo los ojos en blanco.

- señor... - dije - no es mi intención que suspenda su clase, solo quiero saber si puede prestarme información sobre Venus...

Murmullo general.

Luego silencio de muerte.

30 pares de ojos abiertos como bochones mirandome sorprendidos.

Ok, estoy en problemas...

- disculpa ¿puedes repetir lo que dijiste? - pidió el profesor mirandome fijamente, la sonrisa hipocrita había desaparecido de su rostro.

- ¿podría prestarme información sobre Venus? - pregunté insegura y con el ceño levemente fruncido.

- milagro... - murmuraron unas voces en el fondo del salón.

Dirigí mis ojos hacia donde provenían las palabras y descubrí una cara extrañamente conocida... cabellos amarronados rojizos, ojos color celeste palido, apariencia enigmatica y abrumadora... yo conosco esa cara... pero de donde...


El chico me sonrió abiertamente y yo me giré y le dí la espalda, creo que en cualquier segundo puedo quedar como un tomate. Me distrajeron las palabras del profesor:

- ¿como es tu nombre?

- Pascualina - contesté con el ceño levemente fruncido.

- bueno ¿quién se ofrece a acompañar a Pascualina a la biblioteca a buscar los libros que precisa?

Silencio general.

- ¿nadie? - preguntó el profesor extrañado - vamos chicos por favor!!! Pascualina acaba de cumplir un milagro!! - miró a la clase con desepción - mal educados.... bueno, Teo, ve tu a la biblioteca...

Escuché como alguien se levantaba de su asiento. Giré para ver quien es el tal Teo...

Oh no... Teo es el que me sonrió recién... concentración, no voy a quedar como tomate... 0 nervios...

- ¿Vamos? - me preguntó Teo con voz grave

- claro - atiné a responder - Ah, gracias profesor - le sonreí al cuarentón y salí con Teo de la clase.

Caminamos en silencio por los pasillos de paredes blancas hasta llegar a la biblioteca. Entramos y me puse a buscar libros sobre Venus. Teo por su parte me quedó observando sentado en una silla de madera desplegable.

- no entiendo para que viniste hasta aqui si no vas a ayudarme a buscar... - le dije.

por más malo que sea... que lindo es... , pensé .

- pues, verás... yo soy el que no entiendo, porque tengo en mis manos 3 libros enteros dedicados a Venus...

Me giré y es verdad... tiene 3 libros en sus manos y una hermosa sonrisa en su rostro.

- eso cambia las cosas... - susurré con mi vista fija en los libros.

- si, ten - dijo levantandose y alcanzandomelos.

Me los entregó con delicadesa. Al hacerlo, sus manos rozaron las mías... alcé la mirada para verlo a los ojos... Se ve realmente hermoso... y lo sé, solo es un raro efecto, pero de pronto me parece tenerlo tan cerca...

...

- Pesan - comenté como al pasar mientras Teo y yo caminamos de regreso al salón.

- lo siento, que descuidado, damelos - exclamó arrevatandome los libros de las manos. Jamas había visto a un chico hacer eso... ¿desde cuándo vienen más caballeros?





martes, 26 de enero de 2010

Mentiras y deberes Cap.3

Por Timothei:

- Me la crucé hoy - comenté intentando que sonara sin ninguna importanacia.

- ¿y? - preguntó mi padre luego de terminar su cena.

- tenías razón... es igual a su madre - dije tratando de cambiar de tema. Dominic, mi padre, se molesta solo con escuchar su nombre, pero por suerte, ahora parece calmado.

- ¿y? sabes a lo que me refiero... - insistió.

Bien sé yo a lo que se refiere, pero no quiero hablar del tema, nunca quiero hablar del tema...

- ¿en verdad tengo que hacer esto? - le pregunté dejando los cubiertos sobre la mesa y parandome.

- es tu deber, Timothei.

- ¿mi deber? padre! si por mi fuera, ella estaría muerta! - le grité. Es verdad... la odio... la odio con todo mi ser.

- si por mi fuera también! - objetó parandose y alejandose de la mesa en dirección a la ventana - pero tu deber es mantener la seguri...

- no me hables de deberes, - le negué - yo ya tengo bastantes de los que ocuparme...

- solo te lo diré una vez más: esto es el legado que te dejó tu madre - hizo una pausa - y lo quieras o no, tendrás que aceptarlo... - dicho esto, salió de la habitación con aire triunfal.

Otra vez solo... , pensé.

Caminé por los oscuros pasillos hasta mi cuarto y me encerré ahí, como siempre. Ni siquiera me molesté en prender la luz, simplemente me dejé caer sobre el sofá que tenía debajo de la ventana. La luz de la luna llena me iluminó el rostro. Observé ese disco redondo y brillante unos minutos antes de sumirme en mis pensamientos...

¿Cuál es el sentido de esto? , pensé.

No, no tiene ningún sentido... tener que comportarme con Pascualina como si me agradara me produce malestar. Su recuerdo es como una sombra que me persigue, el solo pensar que debo...no, no volveré a cuestionar este tema. Lo daré por resuelto, me entrenaron para esto... tengo que poder hacerlo. Mi único temor es que fracase, que ella me recuerde a la Pascualina verdadera, la original y que me vuelva debil e irresponsable como ocurrió hace 15 años, cuando sonreir no era algo imposible y doloroso...

- Pensar a estas alturas te hace mal - susurró una voz familiar.

Me levanté y descubrí a Jackovi, mi mejor amigo y el único que me aguanta. Esta sentado en mi cama con su i pod en las manos, se ve extraño en la oscuridad, su rubio cabello parece de color plateado y no puedo distinguir muy bien el color celeste de sus ojos.

- ¿Qué haces aquí Jacko? - le pregunté tirandome una vez más sobre el sofá.

- ¿Tu que crees? Dominic me pidió que te hiciera entrar en razón

Suspiré con molestia, papá siempre tiene que meterse en todo...

-¿ y que idea nueva has pensado para evitar tus responsabilidades? - me preguntó con tono eseptico.

- ella no es mi responsabilidad...

- pues si no es tu responsabilidad, mejor que sea la mía... - comentó con una sonrisa pícara.

OK ¿desde cuando le gusta pascualina a Jacko? lo miré sorprendido, ella no tiene nada de especial.

- ¿a qué te refieres? - le pregunté tratando de confirmar mis sospechas.

- ¿Desde cuando eres gay? - me objetó con cara sorprendida.

- no soy gay...

- tienes que ser gay si no ves que pascualina es... hermosa - Explicó. Se levantó y caminó por el cuarto - ¿encerio eres gay?

- Que no soy gay!! - le grité - Pascualina no es hermosa.

- mira Tim, por más que la odies, no puedes negarme que es hermosa...

- no puedo verle algo bello si solo su recuerdo me produce repulsión... - le objeté con tono frío.

Jacko puso los ojos en blanco, por lo que dedusco que no me tomo encerio... Nunca lo hace...

- nunca me tomas encerio... - musité levantandome.

Mi amigo se rió con ganas, como lo envidiaba por eso... Me miró divertido, como si todo esto fuera un chiste, y no lo es.

- mira Timothei, si me tomara todo lo que me dices encerio, a esta hora estaría en un hospital psiquiatrico - confesó prendiendo su i pod. - y siguiendo con lo importante, decidas lo que decidas hacer con Pascualina, tengo planeado acercarme a ella y comprobar si en verdad es tan miserable y odiosa como tu dices.

- no te atreverias...

- si, de hecho, voy a empezar ahora.... - se puso los auriculares un los oidos y abrió la puerta - hasta mañana...

Se fue, pensé. no será capaz de acercarse a Pascualina, no lo creo.

Otra vez me puse a pensar en la situación, en Pascualina, en mamá...

- siempre dijiste que esto sería genial... mentiste madre... mentiste.





lunes, 25 de enero de 2010

Ay Timothei... no te entiendo!!! Cap.2

Corrí hasta mi clase y entré presipitadamente. todos me quedaron viendo, pero pronto se concentraron en lo suyo.

-Lamento llegar tarde... - musité sentandome en un almoadon al lado de la ventana (si, por más raro que parezca, no nos sentamos en mesas... sino que en colchonetas y almoadones...) y dejé mis cosas a un lado.

- No hay problema - dijo mi profesora con una sonrisa - estamos haciendo un problema de pens...

Mi profesora fue interrumpida por Dana, una compañera de clase que me hace la vida imposible... Dana entró a la clase con un profesor que identifiqué como el de Matemáticas del nivel inferior. por la cara de dicho profesor, pude determinar que lo habian sacado de una clase... se nota que Dana no piensa mucho en los demás.

El recién llegado comenzó a explicar el problema y todos prestaron atención... menos yo, claro, no pudé dejar de pensar en Timothei...

Es tan lindo... y tan grande! puedo jurar que mide un metro noventa... Además... qué lindo nombre y que raro... me pregunto si tendrá novia.... seguro que si, solo se aprovecha de mi... y... ¡¿Qué es Paschaline?! Él es tan especial... ese aire a misterio y esa cuota de angustía que se ciernen sobre su persona me intrigan... Su voz me acaricia con dulzura, pero sus ojos no demuestran lo mismo... más bien parece que fuera un sacrificio mirarme... Pero entonces, ¿por qué me aseguro que nos veriamos de nuevo?

- Timothei, no te entiendo - susurré por lo bajo y para mi misma.

...

Como todas las tardes de mi vida, crucé la medianera que dividen mi casa de la de Paloma trepando con cuidado, luego salté hacia el otro lado y me hallé en el jardin trasero de mi mejor amiga. entré a la casa por la ventana de la cocina y subí las escaleras hasta el cuarto de Paloma. Cuando entré, Lola (así le digo yo a mi BFF) me estaba esperando sentada en su cama y mirando unas revistas con nerviosismo.

- vas a explicarme lo de Timothei - me ordenó con los ojos bien abiertos - solo me dijiste: Hola! conocí un chico hermoso que se llama Timothei, más tarde voy a tu casa y te explico bien... ¡¡¡¡esas cosas no se cuentan por mensaje de texto!!!! - me gritó.

- sientate - le dije mientras yo me asomaba a la ventana - pues esto va a ser raro...

A continuación le conte todo con lujo de detalles. Me pareció muy raro que Paloma no me interrumpiera como hace siempre, de hecho no despego los labios hasta que dije: y eso fue todo. Luego, claro está, comenzó la avalancha de preguntas: ¿Es lindo? ¿tiene novia? ¿algún amigo como para mi? ¡¿Por qué no le diste tu número?! ¿pero.. y si es un depravado o degenerado o violador? (enseguida descarto esa idea)

- calmate! - le exigí - solo puedo decirte que hay algo con él que no me cierra... ¿nivel especial? Nunca había escuchado eso...

- Viniendo de la ascripta loca que tienes en tu liceo... no lo creo nada raro - declaró mi amiga con el ceño fruncido. Paloma no va al mismo liceo que yo, tal vez por eso sea mi amiga... la única que tengo. - más bien.. es muy posible...

- no lo sé - musité - incluso si de verdad existiera un nivel especial... la forma en que me trato Timothei es muy extraña... como si no me hubiera visto en años.... y las verdad es que nunca me había visto... -fruncí el ceño y me asomé a la ventana que daba a la calle.

- pues... no tengo objeciones para eso sherlock... - bromeó Lola con un aire que me despreocupaba. - en el peor de los casos puede que sea un mentiroso... simplemente, no te lo tomes encerio..

Para ti las cosas son tan simples... te envidio por eso




¿Qué diablos es Paschaline? Cap.1

Como cualquier día del mes de abril, me levante (en realidad me caí) de mi cama y bajé a comer el desayuno. Luego me puse el estupido uniforme color borra vino que me queda horrible y salí de mi casa con los cuadernos de la primera clase en la mano y crucé la calle... si, tengo la desgracia de vivir frente al liceo.

me asombre muchisimo al llegar a la puerta, porque una cantidad de gente estaba apostada a un lado de la misma. La mayoria de las personas llevaban un uniforme de color blanco, el resto de las personas llevaban uno igual al mío. Les explico, en este liceo, donde la directora vive viajando y la ascripta esta loca, hay 2 niveles: el nivel inferior, compuesto por la mayoria de los alumnos, entran a las 7:3o y el nivel superior, compuesto por el resto de los alumnos (yo pertenezco a este nivel) y entramos a las 7:45.

La ascripta psicopata creó estos niveles para un aprendisaje más saludable (loca mentirosa), según su manera de ver las cosas, los más inteligentes debemos ser separados en clases más especializadas y ser asistidos por los otros profesores en cualquier momento ( y cuando digo cualquier momento, es cualquier momento) que dispongamos. otra de las tontas medidas de separación quwe tomo esa mujer fue la cero visión ( o más claramente que los del nivel inferior no tengan ningún tipo de contacto con los del otro nivel)

Me reuní con los de mi nivel y les pregunté que pasaba mientras miraba disimuladamente a las personas del otro nivel. Ellos cuchicheaban y nos miraban con rostros acidos y miradas llenas de odio. Desde que esta norma de separación fue creada, a los de mi nivel se les subió el ego al tope, por lo que dejaron de mezclarse con los del nivel inferior; es horrible, he visto como los de mi nivel tratan a los otros... como si fueran analfabetos... lamentable.

- al pareser, la ascripta no llegó aún, por lo que los inferiores - así los llamaban - no pudieron entrar a sus clases todavía... nosotros tampoco - explicó Ignasio.

me dediqué unos minutos a mirar los rostros de los del nivel inferior... que horror, ni siquiera sé sus nombres... me detuve unos segundos sobre un chico de ojos celestes y de cabellos amarronados rojizos... tenía una apariencia perturbadora y traumatica, aunque sonreía abiertamente. De repente notó mi presencia y me quedó mirando a los ojos disimuladamente. Me sonrió de forma inperceptible y se dirigió a una chica de cabellos cortos y ojos color turquesa, luego me miró de refilón y entró por una puerta al interior del liceo... ¿habían abierto la puerta sin que me diera cuenta?

Miré hacia mis costados... estaba sola... todos habían entrado. De un salto entré al liceo y corrí por los pasillos en dirección a mi clase... me sentía tan liviana...

Para... ¿y mi mochila?, pensé para mis adentros.... me la olvidé en casa!!!

Me puse a correr de nuevo, solo que en la dirección contraria. En cuanto llegué a casa tomé mi mochila y salí corriendo. No tenía tiempo, por lo que descidí acortar camino por el patio lateral del liceo. En cuanto crucé la alberja me encontré en un lugar desolado... los arboles estaban sin hojas y el piso parecía una alfombra marrón... la niebla cubría el cielo y todo lo que hubiera a 10 metros de distancia.

Me adentré en la niebla en dirección a una puerta lateral que daba a un pasillo muy cercano de mi clase. Pero de pronto me detuve... de entre la niebla distinguí un banco de plaza.. y en el, a un chico mayor que yo, de cabellos marrones oscuros, piel pálida y ojos amarronados de un tono extrañamente rojo. Estaba leyendo un libro con expresión interesada, aunque sus facciones expresaban tristeza y dolor... lo que superaba cualquier otro sentimiento que pudiera contarme su rostro. Me acerqué, observandolo sin pausa. Me observó de refilón y una mueca de tristeza crusó su hermoso rostro.

- Paschaline... - susurraron sus labios finos y rosados. se irguió y me extendió su mano.

Lo miré sin entender nada... parecía encantada por su presencia, por lo que solo pude acercarme a él y tomar su mano entre las mías. Me senté a su lado y lo miré con el ceño fruncido.

- por favor, no me mires así - me pidió con voz acariciadora - Paschaline... has crecido mucho... - acarició mi rostro con los dedos de la mano libre. la sensación del rose de su piel me daba tanta seguridad...

- qui... - comencé a decir pero me interrumpió posando su dedo indice sobre mis labios con suavidad.

- soy Timothei... - susurró con su rostro cada vez más cerca - pertenezco al nivel especial de este liceo...

- jamás te había visto... - musité con mi vista fija en sus labios.

- ¿eso es en realidad importante? - preguntó aún más cerca y con la vista fija en mis labios.

- ¿de que nivel especial hablas? - le objeté alejandome un poco, pero solo fueron unos pocos milimetros, ya que sus brazos me rodeaban la espalda.

- un nivel como cualquier otro... - me miró a los ojos profundamente - ¿serás capas de guardar este pequeño secreto para nosotros 2?

Asentí con lentitud, no podía pronunciar ninguna palabra...

- Creo que es hora de que vuelvas a clases... - susurró Timothei soltandome y alejandose de mi. - debes irte...

Con mucho pesar, me levanté con la mochila en una mano y comencé a dirigirme hacia la puerta lateral. Timothei tomó mi mano libre, por lo que frené y lo miré.

- adios... - susurró besando mi mano con delicadesa - paschaline....

- ¿volveré a verte? - le pregunté de repente

- claro.. - me aseguró - siempre que así lo desees...

Asentí con la cabeza y me alejé. entonces se me presentó una duda... ¿qué diablos es Paschaline? Me giré para preguntarselo, pero ya no estaba...